Frente a frente con un “Narciso”: cómo tratar con el ego propio y el ajeno

               Seguro que a lo largo de nuestra vida hemos tenido alguna oportunidad de toparnos con personas que se creen superiores y siempre poseedores de la verdad, y que no prestan atención alguna a lo que hacen los demás; incluso, puede ser que en algún momento de nuestra vida, hayamos tenido ramalazos de este complejo de superioridad sin límites, en la que los puntos de vista ajenos no existen. Tradicionalmente, se ha denominado a estas personas como narcisistas, aludiendo al mito de Narciso, joven de una gran belleza que, según cuenta la mitología griega, rechazaba a todas las doncellas, incluida la ninfa Eco. Finalmente, castigado por los dioses, se enamoró de su propia imagen que vio reflejada en un río; este enamoramiento fue tan fuerte que le hizo arrojarse a dicho río para abrazarse a su imagen, con tal desgracia que se ahogó y murió.

               Cuando un “Narciso” aparece hay varias señales inequívocas. Muestran una referencia constante a sí mismo y de forma sobrevalorada; se vanaglorian, apropiándose a veces de méritos de los demás que hacen suyos y exclusivos; tienen una necesidad de una reverencia continua y admiración a su persona; no toleran el estar en un lugar secundario o falto de protagonismo; y tienen un autoconvencimiento irreal en sus propias ideas, actitudes y acciones, desconsiderando y minusvalorando otros puntos de vista distintos. Cuando planteas alguna iniciativa, los narcisistas siempre miran en primer lugar si eso satisface su deseo de primacía y de importancia; no utilizan el criterio de si algo es apropiado o correcto, lo que cuenta es si yo voy a ser importante o no. Soportar a un “Narciso” es  un sufrimiento para todos los que están en su entorno cercano. No así para los distantes, siempre que sean como admiradores lejanos que buscan una figura de referencia importante e inaccesible en la que identificarse. Ser un “Narciso” puede también hacer sufrir al propio individuo narcisista, cuando los resultados que espera, o la importancia y reconocimiento que exige, no se producen. En algunos casos, el narcisismo también puede ser una señal de una autodesvalorización que intentan compensar con una búsqueda desmesurada de reconocimiento e importancia.

               Enfrentarse al Narcisismo requiere dos acciones, en la mayoría de las veces aplicables tanto para el “Narciso” como para el que lo sufre en su entorno. Primero,  detectar los rasgos narcisistas dentro de uno, algo que puede hacerse viendo los efectos que producimos en los demás y sintiendo en propia carne las necesidades insatisfechas, envidia de lo ajeno y sentimientos de desvalorización y de falta de aprecio dentro de uno. Segundo, cultivar la humildad con determinación,  haciéndola un pilar básico de nuestras relaciones interpersonales. Esto nos llevará a desinteresarnos por individuos que requieran atenciones fuera de lugar y que sean desconsiderados con nosotros; y, por otra parte, nos ayudará a mostrar una suave pero firme actitud para poner límites a  nuestro ego y al de los demás.

Anuncios

8 pensamientos en “Frente a frente con un “Narciso”: cómo tratar con el ego propio y el ajeno

  1. Tratar de convivir con un jefe Narciso, en un trabajo en el que la iniciativa y la creatividad son esenciales, como la investigación científica, mina lentamente el entusiasmo a través de los años. En este punto, y en el mejor momento de mi carrera, estoy en en la encrucijada de seguir adelante mi propio camino o decidir tratar de seguir tolerándolo. He sabido cultivar la humildad con determinación, lo que me ha llevado al enfrentamiento. Pobre gente, viven presos de su maldición y pueden quedar solos, aun siendo buenas personas.

    • Estimado Gustavo: Conozco por experiencia la situación que está pasando, muy habitual en el mundo científico y académico-universitario. Estas situaciones crónicas se enquistan y generan mucho malestar y se convierten en círculos viciosos de los que uno no sabe cómo salir. Sin embargo, si se manejan apropiadamente, son catapultas hacia un estado de bienestar y realización personal. Salir airoso y fortalecido de estas situaciones de forma natural y autónoma es posible, pero muchas personas se bloquean en sus intentos. Le recomiendo el libro del Prof. Luis de Rivera “Crisis Emocionales: Como salir airosos y reforzados de nuestras crisis (Spanish Edition):Amazon:Books”. En él podrá encontrar claves para resolver con éxito estas encrucijadas. Además, me parece el tema interesante para darle más cobertura en este blog. En esta semana, escribiré sobre ello en más profundidad. Mucho ánimo, le deseo todo lo mejor. Un saludo

      • Muchas gracias Manuel, seguiré el consejo, sin duda. Lo interesante y que puede significar un pequeño aporte es que a estas encrucijadas tarde o temprano llegamos todos. Lo importante mas allá del camino a tomar es tratar de hacerlo en paz, con humildad y sentido común. La autoestima que se obtiene bajo estas condiciones es realmente poderosa.

  2. De nada Gustavo, mucho ánimo. Ciertamente, el tener conciencia de qué es lo que le está pasando y saber cómo aprovechar estas condiciones para fortalecerse, son los mejores compañeros para una resolución exitosa. Es cierto que todos, más tarde o más temprano, llegamos a estas encrucijadas. Pero también es cierto pero mucha gente se desconecta de su camino para no sentir el dolor de las situaciones; en su caso, veo y siento que está muy consciente y centrado en su tarea y le felicito por ello

  3. yo estoy casada con un hombre narciso hace 18 a;os,ahora tengo 33,por lo que he pasado mas de la mitad de mi vida sufriendo por su falta de empatia hacia mi persona y los demas.Tenemos una hija .No he sido capaz de dejarlo,pues yo soy dependiente emocional. Me siento muy desvalorizada y estoy viviendo en una constante depresion.No puedo dejar a este hombre ,porque no se vivir sin el.debido a mi falta de autoestima me siento aterrada de vivir sin un apoyo.Mi familia es bastante lejana en este sentido.Con su ego y el vacio hacia mi,igual ha sido lo unico que he tenido siempre.
    Si me dices que acuda al doctor no ire mas que por las pastillas que me hacen sentir bien.Una vez que me han dado el efecto deseado siento que puedo sobrellevar todo y vuelvo a caer.No quiero dejarlo,prefiero tratar de entenderlo y recuperarme yo sola.Es que tengo mucho miedo de estar sin el
    Se que vivo equivocada,pero no puedo hacer mas que esto.Agradeceria mucho un consejo

    • Hola Valeria:
      Primeramente, mucho ánimo con la situación personal que comentas, que además veo has tenido desde muy joven. Aunque sea muy dolorosa, también puede ser una oportunidad para aprender algo de ti misma y para desarrollarte personalmente, y vivir así mejor. Hay decisiones que cuesta mucho, mucho, tomarlas. Dejar a una pareja es una de ellas. Me parece que si no lo ves claro en este momento y te ves inundada por el miedo a estar sola, por el miedo a la pérdida del vínculo con tu pareja, la decisión de no abandonarlo es comprensible, al menos. Pero eso no quiere decir que tu vida termine ahí, con ese estancamiento y desvalorización personal. Cierto que no hay pastillas para superar los miedos a la soledad y a la pérdida de una pareja, pero sí puedes aprender a establecer vínculos sanos con la gente. Nadie nace “dependiente emocional”, uno lo aprende en la interacción con los demás, desde que nacemos con nuestro temperamento. Seguramente, has aprendido en tu experiencia a establecer lazos muy apretados con la gente cercana , tanto, que te has hecho daño y te has acostumbrado a esas ataduras, aunque te causen heridas profundas. Atarse de forma sana y flexible, sin hacerse daño, es posible, pero no se aprende en un día. Implica el que conozcas tus sentimientos más dolorosos y no luches contra ellos; los sentimientos siempre están en movimiento y, si dejas que se muevan, verás que dejan de hacerte daño. Una vez que experimentes esos sentimientos sin mostrar oposición, encontrarás tú misma la respuesta a tu encrucijada vital. Conectar con tus sentimientos y encontrar tu sitio en la vida es algo que va a necesitar de un guía, un terapeuta, alguien que sepa lo que estás pasando y que sepa cómo puedes comenzar a establecer vínculos sanos.
      Mucho ánimo otra vez y hasta pronto,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s