Psicología financiera y el sentido de la vida

Tanto en mi experiencia profesional como personal, me he encontrado con gente inmersa en dificultades o miedos en la administración de su economía. En algunos casos, gastaban más de lo que disponían, llegando tan justos a fin de mes, que tenían que pedir prestado dinero; en otros, de forma más extrema, contraían muchas deudas que no podían devolver, viviendo en un estado de angustia constante ante los vencimientos de dichas deudas; en otros, por el contrario, aunque no contraían deudas y disponían de una holgura económica, tenían un estado de ansiedad por la posibilidad de quedarse sin dinero, con lo que malvivían o dedicaban todo su tiempo a acumular riqueza preventiva.
La salud personal está relacionada con la manera en la que gestionamos nuestra vida, incluidas las finanzas. La independencia financiera forma parte de la salud, ya que nos permite desarrollar nuestros proyectos personales, en definitiva, nos posibilita autorrealizarnos, de algún modo. Ahora bien, la salud mental también influye sobre la manera de administrar nuestra economía. Personas con desajustes psicológicos importantes derrochan sus recursos económicos y se arruinan, pasando de la riqueza a la pobreza- por ejemplo personas con comportamientos adictivos o con alteraciones maníacas en el estado de ánimo-; y viceversa, personas con un buen ajuste psicológico y con un proyecto vital, afrontan con firmeza y valor situaciones difíciles, sacando provecho de las situaciones hasta desarrollar una situación con riqueza, tanto personal como económica. Ahora bien, toda esta teoría apoyada por los hechos, ¿cómo podemos ponerla en práctica?:
1) Define un proyecto (o proyectos) en tu vida, algo en lo que te sientas cómodo, motivado y en el que puedas mostrar tus aptitudes, independientemente del valor que otras personas asignen a ello. Si te gusta una actividad, disciplina, arte o destreza y tienes habilidades apropiadas, entrégate con determinación y persistencia en ello. No desperdicies tu tiempo, en hacer algo que te desagrada o para lo que no sirvas, aunque supuestamente te vaya a dar más dinero y riqueza.
2) Observa y sé curioso con lo que te rodea, aprendiendo de los demás; pero tú eres el que tomas las decisiones. Una vez que hayas aprendido algo – condición imprescindible, pero no suficiente- , la decisión a tomar depende de ti y nadie puede tomarla por ti. Puedes sentir miedo, pero eso es inevitable; el miedo existe, pero no dejes que te ahogue y que tome posesión de tu vida.
3) Cuando las cosas no marchen como quieres, no te desvíes de tu proyecto vital, si eso es realmente lo que quieres. Más que cambiar de proyecto, toma contacto con lo que no encaja de tu vida con él; mira a ver qué necesitas cambiar en tu vida para el desarrollo de tus proyectos, y persiste con determinación. El florecimiento de una planta no depende sólo de que eches las semillas en la tierra: el cuidado y el seguimiento importan.
4) Cuando tus proyectos marchen boyantes, no te ahogues en tu éxito. El éxito es sólo la consecuencia de realizar, con mimo y dedicación, proyectos que encajan con el sentido de tu vida; no eres “más” por tener éxito. Un buen amigo me envío un video del filósofo Alan Watts (http://www.youtube.com/watch?v=3c5y0Rx3gpo), que encaja perfectamente con un principio paradójico de la riqueza y el dinero en la vida: algo así como “gana dinero y riqueza, pero el dinero y la riqueza no importan”. La mayor riqueza está en lo que tú haces en cada instante de tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s