Sugestión, influencias y libertad creativa

tunnel-2033983_1280Una sugestión es un estímulo o un conjunto de estímulos de naturaleza ideativa, verbal o no verbal, capaz o capaces de evocar respuestas involuntarias inmediatas en una persona, debido a su actitud de no crítica ante la misma. Por todo ello, la efectividad de las sugestiones depende de esta actitud de no crítica y del grado de sugestionabilidad de las personas receptoras de los mensajes.

La sociedad y la cultura que impregnan nuestras vidas nos proporcionan una expectativa de cómo debemos de reaccionar ante determinadas situaciones, con lo que de forma sutil o no manifiesta hay efectos de cierta sugestión socio-cultural. Los mensajes de los medios de comunicación y de las redes sociales pueden ser, en sentido amplio, sugestiones poderosas o reforzadores de ciertas sugestiones que muchas personas asumen de forma más o menos inmediata y sin crítica alguna. En el campo sanitario, por ejemplo, es muy frecuente que cuando una persona padece algún problema de salud busque en internet información al respecto, que ya le instruye y, en parte, le condiciona sobre cómo se tiene que tratar e incluso sobre cómo va evolucionar. En el campo de la moda, y en el consumo en general, están en auge las y los “influencers” que marcan las pautas de consumo a millones de seguidores y seguidoras  e, incluso, sus reacciones emocionales sobre las temáticas que abordan. La utilización de los “influencers” es una de las estrategias de marketing actuales por su capacidad para producir efectos en una audiencia. Este fenómeno de influencias no sólo se circunscribe a temas muy concretos, sino que también se extiende a las creencias políticas, socio-económicas, religiosas, éticas y comportamentales.

Con estas premisas, encontrar un espacio para la libertad creativa del talento es complejo ante la presión social de las influencias, aunque es posible.  Las personas construyen y “crean” en función de las demandas creadas por unos pocos con una posición influyente. Como me dijo una profesora en una tribunal de tesis “yo he investigado en temáticas en las que podía recibir una subvención o podía publicar algo en una revista de prestigio, para así consolidar mi carrera académica, no en lo que realmente me interesaba”. La libertad en la creación no es gratis; requiere, además de talento, de autenticidad y de una gran dosis de tolerancia a la frustración.

nature-3151869_1280

 

Anuncios

Tecnología, creatividad y libertad

technologyEl desarrollo tecnológico tan vertiginoso en el que estamos inmersos puede llevarnos a confundir términos y conceptos. Tal como afirman muchos gurús de la era digital ( véase, por ejemplo, http://www.expansion.com/economia-digital/companias/2015/12/15/566fddd622601dc7438b45c4.html  , http://www.elmundo.es/economia/2015/10/22/5628d7cfca4741616c8b4638.html  o http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2016/05/11/actualidad/1462976174_037836.html ), parece que estamos abocados a un nuevo orden en la que “todo lo que puede ser digitalizado, lo será” y que “democratiza” el mundo, apareciendo una generación de nativos digitales, los “milennials” con un rasgo de creatividad que impregna todo su comportamiento, iniciativas y empresas. Sin ánimo de criticar los indudables beneficios de la digitalización, sí es necesario poner unos límites y ver los posibles efectos adversos sobre las personas, asuntos que parecen haber olvidado todos los gurús tecnológicos. La era digital puede hacer más sencilla la vida de las personas, pero también puede hacerlas esclavas muy fácilmente. No hace falta más que observar nuestra dependencia brutal del entorno digital-virtual en el día a día a través de los dispositivos móviles, algo que produce graves adicciones en muchas personas. Lo que ocurrirá dentro de una o dos décadas depende de nosotros, pero las predicciones tecnológicas se van cumpliendo, incluso si cabe con más rapidez de la esperada. Por otra parte, las predicciones de la OMS sobre la salud de las personas para el 2030 señalan que la depresión será la primera causa de morbilidad a nivel mundial, con un importante factor de discapacidad de la enfermedad mental que ya actualmente en los países de nivel socioeconómico bajo-medio representa entre un 25% y 35% de los años perdidos por discapacidad a nivel mundial. Creatividad la ha habido siempre en nuestro mundo, desde que el ser humano existe como tal; lo que han cambiado son las condiciones de la cultura y el desarrollo tecnológico. No confundamos el proceso mental creativo con las herramientas; la tecnología y la digitalización del mundo son herramientas, pero no fines en sí mismos. La creatividad aplicada en la tecnología puede hacernos más felices o más esclavos. La creatividad puede ser manipulativa-esclavizadora o liberadora-constructiva. La primera está asociada a problemas de identidad personal y hábitos o rituales tecnológicos automatizadores sustitutivos de uno mismo, generando seres digitales programados en donde el entorno virtual se “come” al entorno físico; la segunda, emplea la tecnología como un asistente para la vida y tus elecciones, y genera más contacto interpersonal saludable físico y mental. El reto pues no sólo es ser creativos, sino serlo de forma constructiva y liberadora.

 

La incertidumbre y el asombro creativos

BASE Jumping off Trolltunga - Extreme Sports in Norway

Viendo la Historia con perspectiva, el mundo en el que vivimos, aunque con desigualdades, tiene muchas más comodidades que hace unas décadas. Si preguntamos a nuestros referentes ancianos, nos pueden ilustrar a fondo sobre esto. La tecnología actual nos sugiere que todo se puede controlar, y además de forma instantánea. Con el teléfono móvil podemos transferir o recuperar información al instante, podemos controlar a distancia nuestros aparatos electrónicos, nuestros electrodomésticos, llegar a una dirección exacta gracias al GPS etc… Si una persona hace 50 años fuese hibernada y se despertase hoy, no daría crédito a los adelantos actuales, salvo que fuera un visionario. Estos cambios marcan una época y están afectando al ser humano. Aunque faltan estudios consistentes al respecto, los estilos de relación entre las personas son más virtuales y la instantaneidad de la tecnología parece que está generando nuevas adicciones y/o dependencias, con una disminución de la tolerancia a la frustración y con una demanda de inmediatez en las recompensas. La abundancia actual sin un contrapeso es como un caballo desbocado sin guía. Ante estas señales tempranas de decaimiento social y humano, parece fundamental el desarrollo de un nuevo estilo de educación que promueva lo que se podría denominar “incertidumbre creativa”. Nuestros antepasados se han encontrado con situaciones complejas que han afrontado desde la ignorancia y la incertidumbre más auténticas; se trata de un espacio mental en el que se permite el desconocimiento a la vez que el asombro ante las nuevas experiencias, en las que el control es algo posterior. Lo tolerancia de la incertidumbre nos ha permitido progresar y “llegar” a un punto con más abundancia y riqueza tecnológica. Ahora bien, si nos empachamos con el control y la abundancia, en detrimento del asombro e incertidumbre, probablemente nuestra digestión se convertirá en indigestión. El gran desafío está en nuestras manos: ¿cómo vivir en un mundo tecnologizado y con abundancia, pero a la vez con esa chispa de asombro y tolerancia a la incertidumbre?